A lo largo de los años hemos visto personas con tatuajes inusuales, algunos hechos en la parte del cuerpo menos esperada, pero ahora nos hemos encontrado con una nueva tendencia que viene en ascenso.

Todo parece indicar que la nueva moda es hacerse un tatuaje en el paladar. Indy Voet es un tatuador de origen belga, que ha estado realizando sus obras de arte dentro de la boca durante más de cinco años.

Voet afirma que el proceso es bastante complicado que requiere de mucha destreza y clientes que estén seguros de sí mismos. Se utiliza una técnica manual, por lo que no se utiliza máquina, ya que puede lastimar y afectar el paladar.

Realmente no uso nada más que una aguja y cierta destreza combinado con la confianza de mi cliente.

Según las personas que se han sometido al tatuaje al paladar aseguran que este proceso es indoloro, pero al menos el 10% de los clientes han sentido dolores musculares en la mandíbula, pero nada grave.

Deja un comentario