El Apple Watch Series 6 ha llegado a las manos de los chicos de iFixit y nos muestran a detalle como es el nuevo reloj inteligente por dentro, la forma de cada uno de los componentes que conforman esta increíble pieza tecnológica. Por supuesto, no solo se trata de desarmar, sino también se revela que tan difícil o fácil es reparar el reloj.

El medidor de oxígeno en la sangre no es la única gran novedad que trae consigo el wearable, también cuenta con algunas mejoras pequeñas ocultas bajo el chasis que el fabricante no mencionó el día del lanzamiento oficial.

Según iFixit, el Series 6 encontró que los modelos tanto de 40 mm y 44 mm tienen baterías más grandes que sus homónimos de la serie pasada. La variante más pequeña tiene una batería 8.5 por ciento más grande que el modelo anterior, mientras que el modelo más grande cuenta con una batería de 3.5 por ciento más capacidad.

También se confirma la presencia de un chasis fabricado con materiales 100 por ciento reciclables y tungsteno. Por otro lado, esta nueva generación es ligeramente más delgada que la Series 5 con 10,4 mm frente a los 10,74 mm de los modelos lanzados en 2019.

El sensor que mide el oxígeno en la sangre no es prácticamente imposible retirarlo sin que se rompan piezas, por lo que se ha llegado a la conclusión que reparar el nuevo Apple Watch Series 6 resulta de imposible a muy imposible. No obstante, siempre es curioso saber qué componentes conforman este reloj y todo lo que provoca la magia.

Deja un comentario